Aprende inglés recordando a David Bowie

Aprende inglés recordando a David Bowie

cabecera david bowie
 

El pasado día 10 de enero nos dejó para siempre una de las mayores figuras musicales de todos los tiempos: David Bowie.

Una carrera ejemplar en continua reinvención que deja un legado importantísimo que no solo abarca el ámbito musical, sino que ha sido influencia directa de otras disciplinas artísticas como el cine o la pintura, movimientos sociales y culturales, además de ser todo un innovador en modelos empresariales y, por supuesto, en el mundo de la moda.

En anteriores artículos resaltábamos la importancia y facilidad de aprender inglés a través de las canciones. Esta vez, con el mismo propósito nos vamos a fijar exclusivamente en la figura de David Bowie y, a través de sus múltiples caras, en el mundo del arte y el espectáculo.

David Bowie nació como un artista británico, pero su repercusión ha sido tan grande que no podemos hablar exclusivamente de un músico puramente inglés porque exploró todo tipo de sonidos y movimientos para dar sentido a su obra y eso le convierte en un artista universal, más allá de su lugar de nacimiento o residencia. Cualquiera de nuestros estudiantes que realice un curso de inglés en el extranjero podrá comprobar la gran importancia de la obra de Bowie, no solo en su país de origen —Inglaterra— sino también en otros lugares tan dispares como Estados Unidos —su último lugar de residencia— o Berlín —una de sus etapas artísticas más valoradas—.

El legado de Bowie ha conseguido traspasar generaciones y, al igual que pasa con otros artistas como The Beatles, sus canciones forman parte de la vida de millones de personas de cualquier edad y siguen siendo claves en la formación artística de muchos niños y adolescentes.

 

La llegada del éxito

A finales de los años 60, Bowie todavía no había encontrado su camino musicalmente hablando y no tuvo suerte con sus primeras grabaciones. Hasta que en 1969, coincidiendo con la llegada del hombre a la luna, lanza la conocida canción Space Oddity que a la postre se convertirá en su canción más popular.

La canción cuenta una fascinante historia de un astronauta que decide perderse en el espacio en lugar de volver a la tierra a pesar de que allí se encuentra su amada esposa. Por ello nos encontramos ante una letra perfecta para aprender inglés desde un punto de vista narrativo pero también figurativo. Bowie, como buen británico, usa el doble sentido del vocabulario y una letra de lo más sencilla se convierte en una intensa reflexión sobre el aislamiento.

 

“Planet earth is blue and there’s nothing I can do”.  (El planeta tierra obviamente es azul, pero Bowie en este caso se refiere a que está triste)

[youtube id=»cYMCLz5PQVw» width=»600″ height=»350″ autoplay=»no» api_params=»» class=»»]

 

La letra de Space Oddity no requiere un gran nivel de inglés para poder entenderla. Sin duda, es una canción perfecta para usar en clase de inglés y aprender el idioma con juegos estilo “fill in the gap”. A pesar del contenido reflexivo y adulto, es una bonita historia para enseñar a los alumnos más jóvenes. Para los chicos/as que realicen su curso en el extranjero, tan solo decir que Space Oddity es una de las favoritas de los karaokes ingleses.

 

El fenómeno Bowie

La absoluta explosión del fenómeno Bowie se produjo en 1972 con la publicación del disco conceptual The Rise & Fall of Ziggy Stardust & The Spiders From Mars en plena explosión del Glam Rock británico de principios de los ’70.

Fue la aparición en el programa de televisión inglés Top Of The Pops el acontecimiento que encumbró a David Bowie al estrellato. Interpretó junto a su banda la canción Starman y fue directa a los primeros puestos de las listas británicas llegándose a colar también en el mercado estadounidense. A partir de ahí, cada sencillo de Bowie arrasaba y su imagen era imitada por miles de jóvenes que le recibían como el extraterrestre que protagonizaba la historia de su álbum conceptual. Además, relanzó dos canciones anteriores —Life On Mars y la propia Space Oddity— que alcanzaron incluso más éxito que la propia Starman.

[youtube id=»4B5zmDz4vR4″ width=»600″ height=»350″ autoplay=»no» api_params=»» class=»»]

 

Estas 3 canciones vuelven a tocar el tema espacial desde diferentes perspectivas. Letras inteligentes acompañadas de un factor visual muy fuerte y estribillos memorables. Es realmente bonito escuchar a niños cantar un tema como Starman, que nace de una influencia tan infantil como la música de El Mago de Oz por lo que destinarla al aprendizaje del idioma inglés es todo un acierto.

  • Life On Mars: “Sailors fighting in the dance hall, oh man! Look at those cavemen go. It’s the freakiest show”.
  • Starman: “There’s a Starman waiting in the sky, he’d like to come and meet us but he thinks he’d blow our minds. There’s a Starman waiting in the sky, he’d told us not to blow it ‘cause he knows it’s all worthwhile”.

 

Primera gran reinvención

En 1975 se produjo la primera de las grandes reinvenciones de David Bowie. Dejó atrás la memorable etapa glam para sumergirse de lleno en la música soul y firmó un excelente álbum llamado Young Americans con la mirada puesta en el sonido Philadelphia y cuyo estilo se denominó “Plastic Soul”.

Fue entonces cuando David Bowie experimentó una degradación física y mental a causa de las drogas que paradójicamente coincidió con uno de sus momentos más creativos de toda su carrera. A principios de 1976, Bowie se inventó un nuevo personaje (el célebre “Delgado Duque Blanco”) y con él sacó a la venta Station To Station, un disco que conjugaba los ritmos funk y el rock con una nueva música procedente de Europa que introducía sintetizadores y elementos electrónicos.

A nivel de letras Station To Station es una obra complicada, de continuas referencias a escritores como Nietzsche o el mago ocultista Aleister Crowley. Por ello, recomendamos aprender inglés con este disco exclusivamente a los estudiantes adultos que ya poseen un buen nivel y están abiertos a otro tipo de cuestiones históricas y filosóficas.

 

[youtube id=»sccRbaSNUTg» width=»600″ height=»350″ autoplay=»no» api_params=»» class=»»]

 

Tras Station To Station, Bowie dijo adiós por el momento a Estados Unidos y se fue a Europa con su amigo Iggy Pop para desintoxicarse y llegar a otra de sus etapas creativas más admiradas de su trayectoria: “la trilogía berlinesa”.

 

De vuelta a Europa

A finales de 1976 Bowie se instala con Iggy Pop en Berlín y, ambos fascinados por los sintetizadores y los nuevos sonidos procedentes del Krautrock alemán (Kraftwerk, Neu), comienzan una colaboración que se extenderá hasta 1978 y dará como fruto 5 álbumes (3 de Bowie y 2 de Iggy).

Si nos centramos en la trilogía de Bowie, los dos primeros discos Low y Heroes constaban de una primera cara más accesible y una segunda puramente instrumental. Aunque fueron discos muy vanguardistas, Bowie consiguió éxitos de la talla de Sound & Vision y sobre todo la emblemática Heroes, una de las mejores canciones de amor de todos los tiempos con la mirada puesta en el muro de Berlín. Cualquier estudiante que desee aprender inglés con una canción de amor debe tener Heroes como referencia.

 

“I, I can remember (I remember). Standing, by the wall (by the wall). And the guns, shot above our heads (over our heads). And we kissed, as though nothing could fall (nothing could fall). And the shame, was on the other side. Oh, we can beat them, forever and ever. Then we could be heroes, just for one day”

[youtube id=»bsYp9q3QNaQ» width=»600″ height=»350″ autoplay=»no» api_params=»» class=»»]

 

El apartamento donde vivieron Iggy Pop y Bowie se llenó de recuerdos el día que falleció nuestro protagonista y es un lugar muy solicitado por los turistas que visitan la ciudad. Nuestros estudiantes que deseen conocer el lugar pueden realizar nuestro curso en el extranjero con destino Berlín, donde además de aprender inglés podrán practicar el idioma alemán.

 

El éxito masivo

Una vez finiquitada la etapa berlinesa con Lodger, Bowie graba a caballo entre Londres y Nueva York el disco que será su regreso al pop, Scary Monsters, aunque todavía mantuvo elementos vanguardistas como la guitarra del virtuoso Robert Fripp y partes electrónicas.

La salida de este álbum está marcada por el sencillo Ashes To Ashes para el que recuperó el personaje de Mayor Tom, el astronauta de su célebre canción Space Oddity, y del que grabó un vídeoclip icónico que fue un bombazo en todo el mundo. Ashes To Ashes es otra canción perfecta para seguir aprendiendo inglés con David Bowie ya que retoma la historia de Space Oddity y cuenta con otra letra adulta y fascinante.

 

“Ashes to ashes, funk to funky. We know Major Tom’s a junkie. Strung out in heaven’s high. Hitting an all-time low. Time and again I tell myself. I’ll stay clean tonight. But the little green wheels are following me. Oh, no, not again”

[youtube id=»CMThz7eQ6K0″ width=»600″ height=»350″ autoplay=»no» api_params=»» class=»»]  

Y llegamos al periodo comercial de David Bowie. En 1983, con un multimillonario contrato con EMI en las espaldas, Bowie graba el disco más vendido de su carrera: Let’s Dance.

Producido por el gurú de la música disco Nile Rodgers, Let’s Dance consiguió éxitos a nivel mundial como Modern Love, China Girl o la propia Let’s Dance, que contaba con la guitarra de un joven guitarrista de blues llamado Stevie Ray Vaughan que un año más tarde se convertiría en una leyenda.

Let’s Dance es un disco mucho más accesible que los anteriores. Canciones como Modern Love son perfectas para iniciar a niños y adolescentes en la música del llamado Camaleón y que puedan aprender inglés a través de sus canciones.

La etapa comercial de Bowie se estira con los discos Tonight y Never let Me Down que, si bien fueron muy criticados, todavía conservaban excelentes canciones como Blue Jean.

 

“I catch a paper boy. But things don’t really change. I’m standing in the wind. But I never wave bye-bye. But I try… I try”

[youtube id=»1hDbpF4Mvkw» width=»600″ height=»350″ autoplay=»no» api_params=»» class=»»]

 

Últimos años y el Bowie cinematográfico

Además de la música, Bowie destacó también por sus incursiones en el mundo del cine. Entre sus roles más importantes podemos destacar los de los filmes The Hunger (El ansia), The Last Temptacion of Christ (La última tentación de Cristo) y sobre todo Labyrinth (Dentro del laberinto).

Todas estas películas son muy recomendables para aprender inglés con la ayuda de subtítulos. The Hunger gustará a los amantes del terror y el género vampírico en cuestión; The Last Temptation of Christ es una de las cintas más criticadas de Scorsese y, por supuesto, hará las delicias de los más cinéfilos y críticos. Pero sin duda, su película más recordada siempre será Labyrinth que, además, es perfecta para que los más pequeños aprendan inglés de forma divertida.

Bowie se embarcó en este proyecto de Jim Henson —creador de The Muppets (Los Teleñecos)— para dar vida a Jareth el rey de los Goblins en una trepidante historia de fantasía protagonizada por una jovencísima Jennifer Connelly.

 
https://www.youtube.com/watch?v=dDkp7GysvbY
 

Otros títulos posteriores que merece la pena destacar son Basquiat (1996), en el que dio vida a su amigo Andy Warhol; la cinta Twin Peaks: Fire Walk With Me (1992) en el que se puso a las órdenes del cineasta David Lynch; o su último gran papel en el taquillazo del 2006 que supuso The Prestige (El truco final) en el que encarnó a nada menos que el científico Nikola Tesla.

The Prestige es, junto a Labyrinth, su actuación más mediática por lo que debemos recomendar fervientemente su visionado en versión original ya que es un filme excelente y puede resultar interesante para mejorar nuestro nivel de inglés y aprender nuevas palabras de vocabulario al ser una película “de época” que rememora el Londres del siglo XIX. Si quieres conocer de primera mano la capital británica, descubre nuestros cursos de inglés para adultos en Londres.

 

Los ’90 y despedida

Durante las dos últimas décadas, Bowie continuó con su faceta camaleónica adaptándose a las diversas corrientes musicales que tomaban fuerza según el momento. De esta manera coqueteó con el rock duro en Tim Machine, volvió al pop bailable en Black Tie White Noise, exploró la electrónica y el rock industrial en Outside y Earthling y se revisitó a sí mismo en Reality con la que fue su última gran gira.

En 2004 su corazón le dio su primer susto y decidió retirarse de los escenarios. Lo que parecía una retirada temporal acabó siendo permanente y sus apariciones durante los siguiente años fueron muy limitadas.

En 2013 apareció por sorpresa su disco The Next Day que fue un reflejo de todas sus épocas anteriores y, dos años después, anunció el que ha sido su disco de despedida: Blackstar.

Blackstar salió a la venta el 8 de enero de 2016 coincidiendo con su 69 cumpleaños y se acompañó de dos vídeos promocionales que sorprendieron al mundo entero, aunque nadie se podía imaginar que tan solo 2 días después de la publicación Bowie fallecería en su casa de Nueva York rodeado de sus seres queridos. Nuestros estudiantes también tienen la opción de conocer la ciuda de Nueva York, muy cerca de donde Bowie pasó sus últimos años en nuestro curso de inglés en Brooklyn.

Blackstar es su propio réquiem, una obra maestra vanguardista con ecos de jazz que nos anuncia su propia despedida tanto en sus letras como en el clip de Lazarus, la canción que eligió para despedirse de este mundo con un vídeo totalmente estremecedor.

 

“Look up here, I’m in heaven. I’ve got scars that can’t be seen. I’ve got drama, can’t be stolen. Everybody knows me now”

[youtube id=»y-JqH1M4Ya8″ width=»600″ height=»350″ autoplay=»no» api_params=»» class=»»]  

Lazarus supone seguramente la despedida más dura y a la vez elegante de un artista contemporáneo. Una estrella que no va  a dejar de brillar nunca y que seguirá alegrando la vida de muchísimas personas con sus canciones. Por eso queremos dedicar este artículo a la figura de David Bowie y que sirva a nuestros alumnos para aprender inglés con sus temas o seguir sus pasos en Londres, Nueva York o Berlín en uno de nuestros cursos de idiomas en el extranjero.

 

Entrada anterior
Estudiar inglés en verano: Estados Unidos o Reino Unido. ¿Dónde es mejor?
Entrada siguiente
¿Qué ver y hacer en Inglaterra?

Entradas relacionadas